La Reforma de las pensiones de Escrivá controlada por la UE

0

Una subida de las cotizaciones, acordada por el Gobierno y  sindicatos que supone 0,5% más en la cotización empresarial y 0,1% en la de los trabajadores para adecuar el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) de las pensiones, que debe sustituir al factor de sostenibilidad de la Ley de 2012.

La premura con la que el Gobierno ha querido cerrar esta modificación responde al compromiso del Ejecutivo con las exigencias de Bruselas para publicar la Ley de la primera fase de la Reforma de pensiones en el BOE antes del 31 de diciembre de 2021, aunque en realidad hay margen hasta finales de 2022 para incorporar el MEI.

¿Para qué fingir que ha sido un acuerdo con los sindicatos si ya estaba sellado y presentado en Bruselas con el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) del gobierno?, el auténtico caballo de Troya impuesto por la UE, por eso recibió el visto bueno de Ursula Von der Leyen que determina y obliga a España a seguir el manual de reformas neoliberales de la Zona Euro si queremos recibir las ayudas económicas del Plan Generation Next EU para paliar los daños económicos de la pandemia.

La generación del «Baby Boom»  nacidos entre 1958 y 1977 superaron los 650.000 anuales; en esas fechas nacieron casi catorce millones de niños, 2,5 millones más que en los veinte años previos, 4,5 más que en los veinte años siguientes.

Según las previsiones Antonio Abellán, profesor de investigación del CSIC, está previsto que la generación del «Baby Boom» inicie la jubilación a partir de 2023/2024 y tendrá su pico en 2042 con la incorporación de unos 723.000 potenciales pensionistas, lo que elevará el total a 15 millones, frente a los 8,7 millones actuales.

Escrivá nos señala que el objetivo es lograr un colchón de 41.000 millones en 2032 con el que se ayudaría a financiar la jubilación del Baby Boom. Que nos quede claro, el sistema de pensiones públicas simplemente destina un excedente monetario producido «hoy» a los pensionistas «actuales«. Solo el desarrollo suficiente de la producción de bienes y servicios en el tiempo es la que garantizará las pensiones del Baby Boom, lo demás son juegos malabares de quita y pon.

Primera fase

Esta primera parte de la reforma de las pensiones, conlleva tres cambios principales con respecto a la que estaba vigente de 2012.

Derogación del factor de sostenibilidad (que ajustaba el cómputo de las pensiones con relación a la esperanza de vida), y que será sustituido por una nueva herramienta.

Vinculación de la revalorización de las pensiones al IPC, su impacto sería objeto de revisión cada 5 años por parte del Pacto de Toledo.

Incremento de las pensiones por medio de bonificaciones (que pueden ascender hasta los 12.000 euros por cada año de demora) para todos aquellos que alarguen su trayectoria profesional más allá de la edad legal de jubilación (entre 65 años y 66 años en 2021).

Segunda fase

La más complicada, quedará para el 2022 y en ella se abordarán los aspectos relacionados con el cómputo de años para calcular las pensiones, la subida de las bases máximas de cotización y los cambios relativos a las pensiones máximas.

Desde la reforma de las pensiones pactada en 2011 entre el Gobierno de Zapatero y los agentes sociales, en que se estableció que la edad legal de jubilación se pasó de los 65 a los 67 años a partir de 2013, se ha ido agrandando el periodo de cómputo de la pensión. Desde entonces, el objetivo es llegar a los 25 años en 2022, una cifra que supone que, para el cálculo de la asignación, se tendrán en cuenta los últimos 25 años cotizados por el trabajador.

La entrega supeditada de los fondos del Plan Generation Next EU

La Reforma de la Ley de pensiones forma parte de los 416 compromisos distribuidos para los 8 desembolsos semestrales por parte de la UE. El «Operational Arrangement« (Disposiciones Operativas del Plan de Recuperación) fija los indicadores con los que se van a monitorizar los hitos y objetivos comprometidos con el Consejo Europeo, establece cómo se organizarán las reuniones bilaterales con la Comisión Europea y cómo se efectuará el intercambio de información para el seguimiento del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y así controlar los avances y decidir el calendario de los desembolsos semestrales.

En lo que afecta la reforma de pensiones, la Comisión Europea exige dar por cumplida la reforma 2 del componente 30 “la entrada en vigor de la legislación para el ajuste del periodo de cómputo, alargando el periodo de cómputo para el cálculo de la pensión de jubilación”. De esta reforma, entre otras, depende el cuarto desembolso de los fondos, que se espera para inicios de 2023 y asciende a 10.000 millones de euros.

Esta reforma, señala el documento, deberá estar publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en el cuarto trimestre de 2022, fecha en la que también tendrá que estar recogida la sustitución del factor de sostenibilidad por el intergeneracional o la reforma del sistema de cotización a la Seguridad Social para los autónomos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.