XXXIV Semana Negra de Gijón

0

Concluye la XXXIV edición de la Semana Negra de Gijón con un éxito de público en sus dos carpas del Encuentro y A Quemarropa. Con un límite de ochocientas personas al día por la pandemia y con alcance internacional gracias al streaming la Semana Negra cobra importancia internacional.

Claudia Piñeiro se adjudicó el premio Dashiell Hammett con su obra “Catedrale”, un relato que condena las presiones de la religión y la familia sobre las mujeres. En “Aquí no hemos venido a estudiar”, Enric Juliana contrapone la España de 1962 con la actual, el autor obtuvo el premio Rodolfo Walsh de no ficción. Su relato toma como referencia a seis reos discutiendo sentados en dos literas de una celda de la Prisión de Burgos, el penal más frío de España. Es una reunión del comité del Partido Comunista español en un momento en el que el régimen del general Franco aparentemente se tambalea. Algunos defienden pasar a la acción y acelerar la lucha para poner al dictador contra las cuerdas. Otros creen que es el momento de prepararse intelectualmente mientras defienden una resistencia a largo plazo.

La también argentina Ana Llurba se llevó, con su libro “Constelaciones familiares”, el premio Celsius a la mejor obra de ciencia ficción y fantasía. Es un compendio de trece relatos en los que conviven la amistad, la exploración de la sexualidad y los rituales adolescentes con las experiencias de los adultos como la maternidad y las crisis de pareja. El premio Espartaco de novela histórica fue para “El cocinero y la Ostra”, de Lucía Núñez García. La trama gira sobre un afamado cocinero que tiene que espiar el encuentro del rey Luis XV con su nueva amante Catherine de Beaupré en un castillo cerca de Poitiers alejado de las multitudes de Versalles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.