India supera los 200 mil muertos por coronavirus mientras produce vacunas para los paises ricos

0

India, el cuarto país con más fallecidos por Covid-19 tras Estados Unidos, Brasil y México, superó el umbral de 200.000 muertos tras registrar más de 3.000 fallecidos las últimas 24 horas. Jornada que también significó record de contagios en un sólo día: unos 360.000.

Con la epidemia desatada, el Estado burgués, que está para otras cosas, y toda su desorganizada economía, se han visto desbordados. Dando paso a las escenas de caos y «sálvese quien pueda» que ya vimos en algunas regiones latinoamenricanas como Gauayaquil o Manaos.

Los hospitales ya no dan abasto. No hay camas, ni UCI´s, ni ventiladores, ni oxígeno. Y los enfermos esperan en vehículos en las puertas de los hospitales a que les atiendan. Las funerarias se han colapsado, y cualquier descampado se convierte en improvisado crematorio. Pero ya no queda leña, ni combustible.

Todo ello agravado por una nueva mutación del virus, la variante B.1.617, más virulenta. Que ya se ha extendido a 17 países. Justo lo que había predicho la OMS. Que la estrategia egoista de acaparar vacunas en los países ricos, dejando a los pobres a su suerte, provocaría mutaciones del virus que acabarían por afectar a los países ricos.

Pero el asunto toma un cariz mas siniestro al comprobar que India es el principal productor mundial de vacunas contra el Covid. Acaparando un 60% de la producción mundial. En su suelo se producen las vacunas de AstraZeneca, Johnson & Johnson y Bharat Biotech, entre otras. Con contratos para fabricar miles de millones de dosis. Solo la empresa india Serum Institute produce diariamente alrededor de 2,5 millones de dosis.

Mientras, sólo en torno a un 8% de la población hindú ha recibido una dosis de vacuna y sólo un 1.6% la tiene completa. No podemos evitar recordar esa historia que contaba Galeano sobre los niños guatemaltecos que perdían sus dientes por falta de potasio mientras recogían plátanos de sol a sol. Una de las frutas con más contenido en potasio del mundo.

Por su parte EEUU acumula más de 100 millones de dosis de vacunas, fabricadas de la India, esperando que caduquen, porque no va a utilizarlas ante la incertidumbre creada por los casos de trombos. Y por su legislación vigente de «América primero», tiene prohibido exportarlas, así como cualquier producto susceptible de ser necesitado en algún momento contra la pandemia. Hace unos días el Departamento de Estado denegaba la solicitud formal de India de levantarla prohibición en las exportaciones de materias primas necesarias para fabricar los sueros, productos terapéuticos, ventiladores, etc. Y solo tras muchas presiones, hace unas horas la administración Biden ha aceptado levantar parcialmente ese veto.

La lógica capitalista es antinatural y criminal. Sirve para la acumulación de capital cada vez en menos manos, pero no para enfrentar problemas sociales y colectivos. Y esta pandemia está dejando al descubierto todas sus costuras. Dejando claro que no hay solución dentro de la lógica sistémica y que sólo soluciones fuera de ésta, como renunciar a los derechos de propiedad intelectual de las vacunas, pueden revertir la situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.