Frente al neoliberalismo, feminismo

0

Forum de Política Feminista

En medio de la tercera ola de la pandemia del COVID que arrasa nuestro país, Europa y la mayor parte del mundo es necesario dejar constancia, una vez más, en este 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, que somos nosotras las que sufrimos la peor parte de esta crisis sanitaria, económica y social agravando nuestras precarias condiciones de vida.

Como trabajadoras soportamos un acrecentamiento del paro, el trabajo a tiempo parcial, el empleo temporal, el cuidado de las personas dependientes. Soportamos la violencia sexista en todos los ámbitos de nuestra vida: personal, laboral, social, en redes sociales, en instituciones. Sufriendo la desprotección y abandono en campos de refugiados, guerras, bloqueos ilegales, migraciones forzosas por el hambre y la violencia.

El acoso misógino, que crece exponencialmente por las redes sociales, no cesa: el auge de las mafia proxeneta internacional, la impunidad con la que se socializa la pornografía, la asunción acrítica de las propuestas del patriarcado por las instituciones públicas, tanto en normativas nacionales, autonómicas e internacionales como por parte de los medios de comunicación social, que en nuestro país se plasman en borradores de proyectos de Ley Trans y LGTBI; son las luchas que el movimiento feminista tiene sobre la mesa en este momento. Unido a otras fórmulas de explotación para las que pedimos contundencia en su reprobación y prohibición que por la vía de los hechos la hacen posible en nuestro país, como la mal llamada maternidad subrogada.

Pero no nos equivoquemos, las políticas de identidad tienen una deriva neoliberal con la que una organización feminista no puede estar de acuerdo. Por eso, desde el Fórum de Política Feminista apostamos por las políticas de redistribución y representación que hagan frente a los problemas conocidos hace tiempo, nuestras ​reivindicaciones históricas​ por la igualdad:

  • Actuaciones dirigidas a combatir los estereotipos y roles de género que condicionan el acceso de las mujeres a todos los sectores y ocupaciones.
  • Cumplimiento, evaluación de implementación y mejora del Pacto de Estado contra la Violencia de Género.
  • Continuamos presionando con firmeza para que se tomen todas las medidas de carácter legislativo y penales para suprimir todas las formas de trata y para que la Ley abolicionista de la Prostitución​ sea un hecho.
  • Reconocimiento y regulación ​explícita de medidas dirigidas a las familias monomarentales.
  • Realidad del ​derecho de protección a la salud ​de las mujeres.
  • Fortalecimiento de los servicios públicos: sociales, sanitarios, educativos y de cuidados ​ya que la dejación de estos servicios esenciales en manos de empresas privadas que priorizan sus beneficios empresariales tal y como se ha visto en las residencias de mayores durante la pandemia COVID. ​Exigimos políticas públicas con perspectiva feminista ​para las que el trabajo de cuidados pase de problema individual a objetivo colectivo, un compromiso de corresponsabilidad por parte del Estado para la desaparición de la diferencia por sexo.
  • Datos segregados por sexo en todas las estadísticas y registros oficiales​, eliminando los registros por genero que contravienen la Ley Orgánica de Igualdad 3/2007.
  • Y, más recientemente pero no por ello menos importante, que la reconstrucción económica y social de este país priorice alcanzar y/o consolidar la autonomía económica de las mujeres, clave para alcanzar la igualdad efectiva y la prevención de la violencia contra las mujeres (corresponsabilidad, eliminación de la brecha salarial y de las pensiones, calidad en el empleo, etc.).

Por eso, el 8 de marzo, no es un día de fiesta, es un día de reconocimiento (reconocemos en nuestras compañeras las desigualdades y violencias que nos atraviesan por el hecho de ser mujeres, reconocemos en nuestras compañeras a las luchadoras, reconocemos nuestra necesidad de una vida digna de ser vivida) y de reivindicación, porque conocemos buena parte de las respuestas para acabar con esta desigualdad estructural en la que vivimos.

Por eso, este 8 de marzo, ​frente al neoliberalismo, feminismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.