EEUU aumenta la tensión en Ucrania con 125 millones de euros en ayuda militar

0

Apenas un mes ha transcurrido de la toma de posesión del nuevo presidente norteamericano, Joe Biden, celebrada como un éxito de la democracia por el bloque progresista de nuestro país, cuando ya asoman indicios evidentes de que la estrategia internacional del nuevo ejecutivo no será muy diferente de la del detestado Trump y antecesores. Si la semana pasada se estrenaba la reciente administración con un bombardeo a posiciones de milicias aliadas a Siria e Irán, se anuncia ahora la aprobación por parte del Pentágono de un paquete de ayudas militares a Ucrania valoradas en 125 millones de dólares.

Por tanto, parece ser que las ilusiones de un avance democrático en la victoria de Biden se desvanecen ante la realidad de que las actuaciones del imperialismo norteamericano no dependen tanto del partido al que pertenezca el presidente, sino de los intereses de las fuerzas económicas armamentísticas o energéticas que realmente ostentan el poder. El paquete de ayudas anunciado ayer incluye en esos 125 millones la entrega de dos embarcaciones patrulleras armadas para la defensa de aguas territoriales. Aparte, otros 150 millones serán entregados a Ucrania también en forma de material y armamento, que serán efectivos a lo largo de este año cuando el Pentágono confirme que se están ejecutando las medidas defensivas que estime convenientes.

Durante la semana pasada, coincidiendo con el séptimo aniversario de la anexión de Crimea por parte de Rusia, responsables de EEUU manifestaban su preocupación por la «amenaza» que supone la militarización de la península y exigían su devolución a manos ucranianas. “Estados Unidos no reconoce, y nunca reconocerá, la anexión de Crimea», expresó el secretario de Estado Antony Blinken, tras reiterar su compromiso a seguir trabajando con Ucrania y sus aliados para poner fin a lo que consideran como una ocupación que «desafía el equilibrio del mundo».

El conflicto de Ucrania con Rusia por el dominio de Crimea, desde que se anexó en 2014, ha costado la vida de más de 14.000 personas. En este enfrentamiento se estima que los dirigentes norteamericanos llevan empleados miles de millones en apoyo bélico a Ucrania. Aparte de su posición de privilegio en el Mar Negro, el interés geoestratégico estriba también en que el gas ruso que abastece a zonas como los Países bálticos, Finlandia, Eslovaquia, Bulgaria, Grecia, Austria, Hungría o República Checa pasa por este país.

La subida de tono belicista del nuevo presidente de EEUU anuncia que el recién estrenado gobierno proseguirá la estrategia de desafío a Rusia, incapaces de reconocer el punto de inflexión que la tensión entre ambas potencias mundiales está favoreciendo a la superioridad tecnológica rusa. Para ello observamos que los norteamericanos no cederán en el empleo de las injerencias y el reforzamiento de los enemigos de Rusia en el control de los recursos energéticos y en el de las rutas comerciales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.