Vinculan al presidente ficticio Guaidó con trama de robo de activos de Venezuela

0

Juan Guaidó, candidato elegido por EE.UU. para representar a la oposición venezolana y autoproclamado presidente de este país en el enésimo intento de desestabilizar los avances sociales logrados por la República Bolivariana de Venezuela, es objeto de un nuevo escándalo tras las investigaciones realizadas por el diario The Washington Post en las que aparece supuestamente vinculado a una trama de sobornos y corruptelas con las que podría haber manipulado activos del país por valor de unos 40 mil millones de dólares.

Según el prestigioso diario norteamericano, los episodios de corrupción relacionados con Guaidó están vinculados con el manejo irregular de activos venezolanos en el extranjero y que han sido recuperados en connivencia con el gobierno de EE.UU.

La investigación del Post recoge las denuncias de dos empresarios, Jorge Reyes y Pedro Antar, quienes informaron sobre una trama de corrupción que alcanzaría los 40.000 millones de dólares y que involucran a dos personas, Fernando Blasi y Javier Troconis, delegados designados por el propio Juan Guaidó para encargarse de estas acciones. El cometido de estos delegados de Guaidó sería intentar el cobro de sobornos para la firma de contratos que les daría el control de un consorcio de empresas radicadas en Miami, con el propósito de “robar activos del país en el exterior”.

Esta investigación confirmaría las denuncias ya efectuadas por el fiscal venezolano Tarek William Saab en septiembre del pasado año, quien reveló que existía una red que cobra sobornos para “robar activos venezolanos en el Caribe”, mediante la sociedades mercantiles propiedad de los empresarios mencionados.

Del mismo modo ya en febrero del pasado 2020, el ministro de Comunicación e Información venezolano, Jorge Rodríguez, y posteriormente Delcy Rodríguez, vicepresidenta a mediados de año, presentaron pruebas de lo que denominaron como «el más gigantesco caso de corrupción que haya conocido la historia de Venezuela», cuyo importe ascendería a 116.000 millones de dólares.

Según los mandatarios del legítimo Gobierno venezolano, se trataría de un doble juego en el que se desvalijan los activos económicos del país -ya intervenidos por fuerzas internacionales supeditadas a intereses de EE.UU.- para de este modo limar la capacidad de maniobra de la Revolución Bolivariana, y al mismo tiempo pagar los servicios prestados de los personajes que actúan como títeres de estas artimañas, de manera que personas como Juan Guaidó no estarían luchando por el poder, «sino por el dinero, para robarse el dinero de la República o para que algunas migajas le sean entregadas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.