CEO de Pfizer vende el 62% de sus acciones tras el boom mediático de la vacuna

0

El consejero delegado de la empresa farmacéutica Pfizer, Albert Bourla, vendió el 61,8% de sus acciones en la compañía justo el mismo día en que la farmacéutica dio a conocer los buenos resultados de su vacuna contra el Covid-19. Este lunes saltaba a todos los medios la noticia de que la vacuna en la que trabajan conjuntamente Pfizer y BioNTech era eficaz en más de un 90% y era efectiva para evitar el contagio. Este avance disparó los títulos de la empresa en casi un 15% en tan solo una jornada.

La Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés, agencia gubernamental que controla el cumplimiento legal en los mercados financieros) registró en sus movimientos que Bourla vendió el mismo 9 de noviembre un total de 132.508 títulos de Pfizer a un precio de 41,94 dólares, lo que significa unos 5,6 millones de dólares. En este año las acciones alcanzaron un máximo de 41,99 dólares, esto es, las vendió casi al máximo precio que habían logrado alcanzar en los últimos meses.

La SEC esta permite este tipo de operaciones, protegidas por la Regla 10b5-1, que capacita a los directivos de una compañía realizar operaciones predeterminadas al tiempo que cumplen con las leyes de uso de información privilegiada. La norma permite a los grandes accionistas con información privilegiada en la compañía y acceso a información material no pública puedan anunciar en la empresa un plan escrito que detalla cuándo podrán comprar o vender acciones sobre una base programada. Según dicha normativa, los planes deben anunciarse al menos 30 días antes de que se ejecuten las transacciones. Por tanto la maniobra de Bourla debía estar planeada como mínimo desde el pasado 19 de agosto.

Otra directiva, Sally Susman, vicepresidenta ejecutiva de la compañía, también vendió 43.662 títulos de Pfizer el lunes a un precio de 41,94 dólares. No son los únicos directivos que han descorchado champán estos días pues parece ser la norma en los últimos tiempos en el gremio de los grandes accionistas de las vacunas.

El CEO de la empresa Moderna, Stéphane Bancel, vio cómo las acciones de su empresa se dispararon en mayo, llegando a subir un 30% en tan solo un día tras otro revuelo mediático relacionado con los avances en los ensayos de su vacuna, noticia que difundimos desde este medio. Tras realizar cambios en su plan de acciones en ese mismo mes mayo, Bancel vendió más de 72.000 acciones de Moderna, SEC mediante, en los primeros 16 días de julio, obteniendo un beneficio de casi 4,8 millones de dólares.

Stephen Hoge, director de Moderna, también hizo su plan sobre esas fechas y el cambio le llevó a vender acciones por valor de 1,9 millones de dólares en las dos primeras semanas de julio.

Estos son los movimientos registrados en los últimos meses en las compañías que, recordemos, tienen contratada la difusión de la vacuna en la Unión Europea, cuyos gastos están establecidos ya en los Presupuestos Generales (una gran parte del presupuesto destinado a Sanidad), que a su vez son parte del Plan de Recuperación. Mientras tanto, el presidente electo de los EEUU, Joe Biden, había anunciado nada más saberse la virtualidad de su victoria que las vacunas serían ofrecida de manera gratuita. Lo que quiere decir que se distribuirán de manera semejante a la UE, a través del pago con partidas estatales como una forma de inyección de capital al sector público en forma de endeudamiento. El futuro nos dirá por tanto quiénes serán a fin de cuentas los pagadores de estos movimientos de masas dinerarias, cuya punta acaban de ver con gran lucro los directivos de las empresas mencionadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.