Proyecto Soberana 01

Soberana 01 es la denominación que se se ha dado al proyecto de vacuna que está desarrollando el gobierno cubano, a través del Instituto estatal Finlay. Dicha institución científica ya ha dado muestras anteriormente de su eficacia, como por ejemplo, en la producción generalizada de la vacuna contra la bacteria Haemophilus influenzae tipo B, uno de los principales motivos del contagio de meningitis en los niños pequeños.

El proyecto de vacuna del país caribeño muestra importantes avances, puesto que pasados todos los protocolos médicos requeridos. El pasado 24 de Agosto empezaron con las pruebas en seres humanos voluntarios. Estas pruebas han sido escalonadas en tramos de edades y semanas, mediante la aplicación de dos dosis. El plan previsto es ir aumentando progresivamente la muestra de personas hasta concluir los resultados en Enero y presentarlos en Febrero.

El Doctor Vicente Vérez, director del Instituto Finlay, ha detallado que se está trabajando en siete formulaciones distintas para así encontrar la más óptima, además de garantizar la seguridad del proyecto, puesto que existe una confirmación en los ensayos clínicos,realizados hasta la fecha. A todo esto hay que sumarle un nuevo proyecto «Soberana 2» que esta dando buenos resultados en las pruebas con animales y la entrada en escena del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

Mientras la gran mayoría de países, salvando pocas excepciones, han convertido la sanidad en un negocio muy lucrativo para los intereses del capital en detrimento de la calidad de vida de sus ciudadanos, Cuba ha realizado la acción contraria ya que en el país la sanidad se considera un bien primera necesidad.

Llegados a este punto, deberíamos hacernos la siguiente pregunta: ¿Cómo un país al que se le han atribuido todos los males y pecados del mundo es capaz de desarrollar con sus propios medios este proyecto?

Lo cierto, es que no entenderíamos esta gesta sino conociéramos el modelo y los índices de calidad, reconocidos por organismos internacionales, de la sanidad cubana. Y es que desde el inicio de la revolución cubana, la apuesta por un sistema de salud pública ha sido clara, los números avalan a la isla. No son precisamente organismos sospechosos de ser catalogados como comunistas los que nos han mostrado en varias ocasiones estos datos, como por ejemplo la Organización Mundial de la Salud (OMS), en las publicaciones del Atlas de la Sanidad Mundial o a Unicef con su informe sobre el Estado Mundial de la Infancia.

Un ejemplo claro al que nos podemos ir es al número de médicos por cada 10.000 que es muy superior al del resto de países de la zona y nos coloca a la Isla en un puesto predominante a nivel mundial en este campo o los datos de mortalidad infantil que son menores a muchos de los países occidentales.

El proyecto Soberana, a diferencia de otros, se está desarrollando desde los organismos públicos cortando así la posibilidad de mercantilizar con el mismo. Muchos son los gobiernos que han salido al mercado a comprar cientos y cientos de toneladas de candidatas a vacuna. Un mercado que debido a un modelo capitalista se hace difícil de controlar y en el que la banca, en este caso las empresas farmacéuticas siempre ganan.

Finalmente y expuestos los datos y argumentos, podemos comprender mejor cómo la candidata se ha situado en la 30° en el ranking mundial de Investigaciones avaladas por la OMS, además de ser la primera y por ahora la única, en toda América Latina y el Caribe, en recibir dicho aval.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.