Diversas ciudades del Estado español conmemoran la Nakba palestina

0

Este domingo 15 de mayo, se cumplían 74 años desde aquél fatídico 15 de mayo de 1948, en que se creó el estado de Israel y la ideología del sionismo se institucionalizaba, comenzando una era de fatídicas expoliaciones de tierras y vidas palestinas, en todos los sentidos.

La Nakba no pasa desapercibida entre numerosos colectivos de la sociedad civil en nuestro país, colectivos que han sido los encargados de que banderas palestinas ondearan en diversas ciudades, tanto en concentraciones más modestas como en manifestaciones más numerosas como las Madrid y Barcelona. Este año, además, con el reciente asesinato de la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Aqleh, se han podido ver en estas movilizaciones carteles con la imagen de Shireen, recientemente asesinada de una bala en la cabeza por un francotirador israelí, mientras ejercía su labor periodística con el chaleco identificativo de la prensa.

A continuación reproducimos algunos extractos del comunicado que se leyó en la manifestación de Madrid, que consideramos desde este medio muy acertado, por tener además un carácter fuertemente internacionalista y antiimperialista:

Han pasado 74 años desde que en mayo de 1948, los grupos terroristas y paramilitares sionistas entrenados, financiados y respaldados por Gran Bretaña y Europa creyeron que destruyendo 600 poblaciones palestinas, asesinando a más de 12.000 palestinos y expulsando de sus hogares a más de 750.000 habían vencido.

Y puede que consiguieran una victoria física mediante la violencia y el crimen, pero se olvidaron de que la forma de vencer no se reduce a la opresión, ni a la aniquilación de los cuerpos. Y hoy tenemos la certeza de que las semillas milenarias de la Palestina histórica se convirtieron en un complejo sistema de raíces indestructibles. Esas raíces se han transformado en toda una generación de jóvenes, de hombres y mujeres que, desde Jerusalén a Gaza, desde los territorios palestinos ocupados en 1948 al río Jordán, alzan la bandera de su país, miran a los ojos a sus opresores, desafían los fusiles, y demuestran que su identidad es más sólida que los más de 700 km de muro de cemento que los tienen secuestrados.

El ente sionista, con el beneplácito de la Comunidad Internacional casi un siglo después, sigue desplegando el proyecto colonial de vaciamiento indígena y sigue creyendo que 5.000 presos políticos palestinos son suficientes para conseguirlo. Las autoridades de ocupación israelíes siguen pensando que las torturas, los encarcelamientos, los asesinatos, las humillaciones, los desalojos forzosos, el robo y colonización de tierras son suficientes para conseguir arrebatar la dignidad de una cultura milenaria, que día tras día se asegura de haber fortalecido el peso de su tradición y su historia a cada nuevo palestino que viene al mundo.

Pero hoy, 74 años después de la Nakba, de esa gran catástrofe, elogiamos y agradecemos a todos los palestinos y palestinas del interior y en la diáspora por haber convertido este mes en un mes de resistencia, de lucha, de esperanza y de vida. Ellos y ellas son quienes hoy están dando una lección a todos aquellos que piensan que Palestina sólo se cubre de luto, de desánimo y desesperanza. Convertir la catástrofe en fuerza y vitalidad es la gran victoria, como lo es convertir en desobediencia y rebeldía las más de 60 leyes segregacionistas que el apartheid israelí ha impuesto a los palestinos de los territorios ocupados del 48. Eso no es sólo una gran victoria, sino la demostración de que la población indígena de Palestina no ha desaparecido porque ellos creían que los palestinos del 48 ocupado habían sido acallados.

(…)

Por supuesto, la resistencia de las familias que siguen educando nuevas generaciones de resistentes: trabajadoras, agricultores, desempleadas, estudiantes, profesoras, artistas, abogadas, militantes, y activistas todos aquellos sectores diversos que a su manera resisten y conforman un solo cuerpo luchando por la liberación.

Desde aquí, reconocemos que las formas de resistencia son múltiples, todas legítimas, y desde este pequeño lugar del mundo estamos con vosotros y vosotras utilicéis los medios que utilicéis para liberaros.

(…)

Gracias a todas las compañeras y compañeros que durante 2021 y 2022 se han organizado desde la base ampliando y construyendo alianzas con otras luchas, movimientos sociales y sujetos populares; a todas aquellas que han hecho presión en las organizaciones y partidos en los que están para que Palestina sea una prioridad en su trabajo político;

  • gracias a las compañeras en Francia del Collectif Palestine Vaincra por darnos una lección de lucha y resistencia peleando contra el Estado francés hasta conseguir suspender la disolución de su colectivo;
  • gracias a las compañeras que siguen ejerciendo un trabajo incansable en la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones, como Olivia Zemor, quien se enfrentó a los tribunales por desafiar al lobby sionista a nivel mundial;
  • gracias a las compañeras luchadoras y valientes de Palestine Action en Reino Unido, quienes han conseguido cerrar fábricas de la Industria criminal de guerra Elbit Systems;
  • gracias a todas las compañeras que en Alemania siguen manifestándose y saliendo a la calle a pesar de todas las agresiones sionistas y de la persecución que el gobierno alemán ejerce contra ellas prohibiéndoles su legítimo derecho a manifestación, gracias por la perseverancia y el aguante;
  • gracias a todas las compañeras mapuche que desde las cárceles del estado chileno siguen luchando y sacando libros y comunicados de apoyo a la resistencia palestina;
  • gracias a los compañeros filipinos que desde las montañas luchan y extienden sus abrazos a Palestina;
  • gracias a todos y todas aquellos que han creado nuevas organizaciones, que se introducen en la causa y a aquellos que llevan años y años en ella haciendo un trabajo de hormiguita que más temprano que tarde se verá reconocido.

Terminamos expresando nuestro rechazo a la complicidad criminal del Estado español con el terrorismo sionista. Señor Albares, Señor Borrell, dejen ustedes de tomarnos por idiotas y díganlo con claridad: “Nos da igual.”

Sabemos perfectamente que nuestros impuestos están yendo a las empresas de armas sionistas, que los asesinatos en Gaza son compras para España, y que no van a sacar a Israel del Programa Horizonte de la UE, ni va a dejar de ser socio comercial preferente. Que van a mirar para otro lado cuando Israel sigue desarrollando armas nucleares no declaradas, y que no les queda nada por consentir al ente sionista.

Pues bien, el Estado español puede, o bien seguir haciendo de la sangre dinero; o bien puede ejercer su DEBER DEMOCRÁTICO Y CORTAR INMEDIATAMENTE relaciones con el régimen sionista. Lo hemos visto como se ha hecho en mes y medio con Rusia, ¿qué más tiene que hacer Israel para ser aislado y que se pongan en marcha las restricciones políticas, institucionales, económicas, culturales y deportivas con el apartheid israelí?

¿Hasta cuándo?

Pero, además, nuestro Estado debe PARAR INMEDIATAMENTE la campaña mediática de desprestigio hacia la LEGÍTIMA AUTO-DEFENSA del pueblo palestino que, recordemos, lucha con sus uñas y dientes contra uno de los mayores ejército del mundo con capacidad nuclear. No se nos puede olvidar que la autodefensa está amparada por el Derecho Internacional. Por tanto, en estos últimos días en los que todos hemos sido testigos de la brutalidad sionista en su máxima expresión, debemos posicionarnos y obligar a nuestras instituciones políticas a que apoyen la resistencia popular palestina.

El abrazo internacionalista no sólo significa apoyar y solidarizarse con las luchas de los pueblos oprimidos y colonizados del mundo; sino que, además, implica ser conscientes de que el colonialismo es la principal fuente de financiación del capitalismo salvaje que destruye también a las clases populares de los países europeos, de la metropolis. Y que, por tanto, no habremos conseguido quitarnos la lacra de la violencia capitalista hasta que no hayamos terminado con la colonización y el imperialismo.

El sionismo debe saber que todo es el resultado de lo que han sembrado, todo esto no es sino el comienzo y no debe sino esperarlo intensificado.

La violencia colonial será respondida, Palestina dejará reducido el aparato colonial a lo que la historia de los pueblos que luchan ha reducido a las potencias criminales, ahí tenemos a los hermanos y hermanas argelinos, a los vietnamitas o sudafricanos. Que el sionismo salude a sus compatriotas franceses, estadounidenses o afrikaners y que juntos miren el destino que les depara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.