Los activistas palestinos Muna y Mohamed Al-Kurd fueron detenidos ayer y puestos en libertad a las pocas horas

1

En la madrugada del sábado al domingo, las fuerzas de ocupación sionistas arrestaron a la activista jerosolimitana Muna Al-Kurd, de 23 años, después de allanar la casa de su familia en el barrio de Sheikh Jarrah de la Jerusalén ocupada. Su hermano gemelo Mohammad fue también arrestado unas horas más tarde.

Muna Al-Kurd es muy conocida en el activismo palestino. La joven ha liderado la campaña en redes #SaveSheikhJarrah, con la que pretende mostrar al mundo los hechos de una realidad que ella misma define como limpieza étnica. Gracias a esta campaña, la causa del barrio de Sheikh Jarrah – los Al-Kurd son una de las 28 familias que están amenazadas con el desalojo de sus hogares en beneficio de los colonos sionistas – ha sido ampliamente conocida, y muchas personas activistas se han desplazado hasta allí para apoyar a su vecindario.

Las autoridades de ocupación sionistas trasladaron a los Al-Kurd desde la comisaría de policía de la calle Salah El-Din al Centro de Investigación Al-Maskobiya en Jerusalén. Y al cabo de las horas, ya por la noche, les dejaron en libertad.

Muna y Mohammad han sido detenidos por “perturbar la seguridad pública y participar en disturbios”. Y es que las autoridades israelíes no acogen con agrado ninguna filmación que muestre las atrocidades que cometen. Afortunadamente eso no lo pueden controlar, pero el precio que pagan las personas que graban con sus cámaras, o simplemente aquellas que se manifiestan, pasa por, en el mejor de los casos, estar unas horas detenidas – como ha sido el caso de los Al-Kurd – y en el peor por ser heridas de muerte.

El padre de la activista, Nabil Al-Kurd, y la propia Muna una vez liberada, explicaron ante la prensa que las fuerzas de ocupación irrumpieron en su casa como suele ser habitual, de madrugada y con violencia, y se llevaron a Muna a la comisaría de policía de la calle Salah El-Din. Muna Al-Kurd confirmó que el objetivo de su detención no ha sido otro que el de intimidar y silenciar cualquier acto de protesta contra la ocupación.

Muna nos puede recordar en cierto modo a Ahed Tamimi, aquella jovencísima palestina de la aldea de Nabi Saleh, que fue detenida por las fuerzas sionistas tras propiciar un puñetazo a una soldado israelí, hace 3 años. Ahed se convirtió en un icono de la resistencia palestina, y estuvo detenida 8 meses y acusada de 12 cargos diferentes, si bien fue liberada gracias a una potente campaña internacional en pro de su liberación. Lo que las une a ambas es precisamente eso, ser chicas jóvenes que han abanderado su propia causa y la de todo el pueblo palestino y se han convertido en símbolos de lucha y de resistencia.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.