España claudica ante el chantaje marroquí mientras EEUU manifiesta su apoyo a la tiranía de Mohamed VI

0

Difícilmente podemos hablar de conflicto entre Marruecos y España puesto que una de las partes no ha comparecido ante los ataques de la otra, hablamos de España como parte sumisa.

Tras acordar el pago de 30 millones de euros a Marruecos para frenar la llegada de inmigrantes marroquíes, quienes han sido utilizados como arma por el régimen teocrático de Mohamed VI para presionar a España por asistir sanitariamente al líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, hemos visto cómo la Audiencia Nacional reabría la causa contra éste por genocidio. Estos han sido los tres grandes hitos del momento más tenso entre Marruecos y España que se recuerda en décadas.

El Gobierno de España, que ha mantenido una posición de cordialidad sumisa en los últimos tiempos con Marruecos, lejos de acercar posturas con el Sáhara para la convocatoria de un referéndum de autodeterminación, tal y como instan varias resoluciones de la ONU, ha decidido alinearse con EEUU y posicionarse, dejando la soberanía del país en entredicho, en contra de sus propios intereses y los de su propio país.

Mientras la embajadora marroquí en España emitía amenazantes declaraciones contra el país “hay actos que tienen consecuencias y se tienen que asumir”, la Ministra González Laya le ha expresado “su disgusto” por la situación. También se dejaba oír a un arrepentido Marlaska, Ministro del Interior, asegurar que él ya advirtió sobre los peligros de prestar servicio sanitario al líder del Polisario, quien se encuentra en la UCI.

La oposición no ha mantenido una postura mucho más dignificante para con su país; las soluciones propuestas por los líderes del PP y VOX han pasado por criminalizar a los inmigrantes que han arriesgado su vida en la huida de su país, e incluso han sugerido que quienes han cruzado la frontera son militares marroquíes, entre los que se encuentran bebés, a los que hemos visto rescatados en mitad del mar por la Guardia Civil.

Felipe VI, a quien hemos visto departiendo y compartiendo banquetes en múltiples ocasiones con el Rey de Marruecos, no se ha pronunciado todavía públicamente sobre el conflicto y todo lo que sabemos de él es que ha telefoneado al Presidente de Ceuta para interesarse por la situación. Cabe recordar que Juan Carlos I ordenó, en connivencia con la CIA y Hassan II (Rey de Marruecos), la retirada de las tropas españolas para abrir el paso a la Marcha Verde, en 1975, permitiendo la invasión de la entonces provincia española del Sáhara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.