Una Biblioteca plantando cara a los nazis

0

Janet Skeslien Charles publica la novela, “La Biblioteca de París”, donde recupera la hazaña de una decena de libreros que pusieron su vida en riesgo para hacer lo que creían correcto, repartir esperanza en una época oscura. Una enseñanza de la que Skeslien Charles, estadounidense asentada en Francia desde hace veinte años, cree que podemos aprender hoy. 

«No sé si podemos decir que integraron la Resistencia pero sí que resistieron. A su nivel hicieron lo que pudieron. Eran tiempos muy difíciles y muy siniestros», dice esta profesora de escritura que trabajó entre 2010 y 2012 como gestora de programación de la Biblioteca Americana, situada hoy en un edificio moderno cercano a la Torre Eiffel, y descubrió la desconocida historia de los antiguos trabajadores. 

El libro describe la historia de los trabajadores de la Biblioteca Americana, entre ellos la directora Dorothy Reeder, que se negó a abandonar Francia cuando las autoridades le recomendaron hacerlo, o el librero de origen ruso Boris Netchaeff, que recibió un disparo durante una inspección de la Gestapo y vivió hasta los ochenta años con solo un pulmón. El equipo de la biblioteca, creada en 1920 a partir de los fondos donados durante la Primera Guerra Mundial para enviar libros a los soldados que estaban en el frente, consideró que tenían que volver a defender los valores que habían supuesto la creación de la institución veinte años antes. Así, pese a que en 1939 los nazis habían destrozado la biblioteca polaca, la rusa o la ucraniana, la americana trató de continuar por todos los medios y esta es su apasionante historia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.