Feministas alertan de la inclusión de contenidos acientíficos y contrarios a la coeducación en los protocolos educativos de las autonomías

0


Representantes de la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres celebraron una reunión con la Secretaría de Estado de Educación. En el encuentro, la plataforma feminista, creada para defender los derechos de las mujeres basados en el sexo, ha puesto de relieve la extrema gravedad que supone que los protocolos educativos de obligado cumplimiento en la legislación de 14 de nuestras CCAA incorporen contenidos educativos acientíficos que consolidan la idea de que el sexo biológico no existe. En dichos protocolos, el sexo se sustituye por el concepto “género” entendido como una identidad que cada cual siente de manera individual.
La Alianza Contra el Borrado de las Mujeres ha analizado los protocolos educativos redactados para dar cumplimiento a leyes autonómicas y en las que se introdujeron, sin debate social alguno, normas que niegan la realidad inapelable del sexo y conculcan, por tanto, los derechos de las mujeres.
Los citados protocolos, según el análisis realizado por la Alianza CBM:

  • Obligan al profesorado a identificar si el alumnado presenta disconformidad entre su sexo biológico y su “género sentido” basándose en criterios altamente sexistas: es sexista afirmar que si a las niñas no les gustan los juegos previstos para las niñas, es porque no son niñas sino niños.
  • Dichos protocolos también obligan al profesorado a intervenir para “advertir”, a padres/madres y autoridades educativas, de que los comportamientos de lo que se podría llamar “indisciplina de género” pudieran significar algún tipo de “disforia”. Para la Alianza CBM formar a los docentes bajo los criterios de que la disconformidad con los roles jerárquicos y diferenciados que se imponen a chicas y chicos es motivo de intervención o derivación a las unidades hospitalarias, es una temeridad que atenta contra las líneas básicas de la coeducación como sistema contrario a la imposición de roles diferenciados para niñas y niños.
  • Las feministas califican esas iniciativas como “auténticas terapias de conversión” que colocan al profesorado en situaciones contradictorias con las estrategias pedagógicas de la coeducación para la igualdad entre los sexos. El aumento desproporcionado de niñas que reclaman someterse a hormonación en países donde se han introducido estos protocolos ya han puesto sobre aviso a gobiernos como el de Reino Unido, donde se han paralizado estas leyes y se han puesto en marcha investigaciones para conocer los motivos del incremento de más de un 4.400% de niñas no conformes con sus roles de género que han sido derivadas a las conocidas como “clínicas de género”.
  • El hecho de que los protocolos educativos de algunas comunidades autónomas califiquen como “maltrato infantil” no “atender” como disforia/ incongruencia de género, aquellas disconformidades que tengan niñas y niños con los roles tradicionales impuestos según su sexo, obliga a conceptualizar de manera temeraria cualquier comportamiento no normativo y pone en peligro la salud de los menores, imponiendo al profesorado responsabilidades de identificación que no les corresponden y para las que no tienen cualificación.    
  • La obligación de los Centros educativos de adecuarse a los “géneros sentidos” por el alumnado no puede estar sujeta a la mera expresión verbal de niñas, niños y adolescentes, ni se puede someter al profesorado a atender demandas no certificadas por los profesionales responsables de la atención de la psicología clínica o de apoyo a la transexualidad en su caso.
  • En contra de lo que se recomienda en la legislación de protección a la infancia, estos protocolos educativos estarían incumpliendo las garantías para salvaguardar el interés superior del menor. Lo hacen cuando conceden a la palabra del menor la categoría de “único criterio válido”, no respetando el principio de mínima intervención y transfiriendo al profesorado responsabilidades y habilidades que corresponden a otros ámbitos profesionales.
  • Respecto a este último aspecto, la Alianza CBM ha reclamado conocer cómo se articularia la formación del profesorado para que adquiera nuevas competencias, que se enmarcan en áreas profesionales como la psicología clínica. También alerta sobre el hecho de que las leyes y protocolos autonómicos obliguen a contar para la labor formativa con organizaciones de activistas pro queer que se sirven de esos espacios para sustituir la coeducación por contenidos que no fomentan al respeto a la diversidad y propagan teorías que dañan a los menores y de manera particular a las niñas.
  • La Alianza CBM ha señalado a la Secretaría de Estado de Educación que, en la Comunidad de Madrid, se han impartido charlas en colegios con el título “No solo las mujeres menstrúan”, en las que se divulgan, en las horas de educación afectivo sexual, contenidos pro-queer que instrumentalizan a la infancia para fundamentar los intereses de determinadas corrientes de pensamiento profundamente misóginas.
  • Para la Alianza Contra el Borrado de la Mujeres, la promoción en los centros educativos de estas teorías acientíficas, suponen un riesgo para los derechos y la salud de las niñas y los niños y han comunicado a la Secretaría de Estado su intención de promover campañas para que la sociedad española conozca las nefastas consecuencias de estas teorías para las políticas de coeducación que buscan la igualdad entre mujeres y hombres.

La estadística educativa por sexo quedará inutilizada
Las feministas, han alertado que sustituir el concepto sexo por el de género va a impedir monitorizar las diferencias que se producen en el alumnado por razón de su sexo. En este sentido, han solicitado que la Ley de Educación que se halla en trámite de enmiendas en el Congreso, no diga género donde debería decir sexo -como hace en el artículo 124.2 o en la Disposición Adicional vigésimoquinta-La Alianza ha señalado a la Secretaría de Estado que abrir esa puerta implica “destrozar todo el sistema estadístico que nos permite implementar soluciones para corregir las desigualdades entre los sexos”.
Los asesores del Ministerio han recibido con interés los datos aportados por la Alianza Contra el Borrado de la Mujeres y la información sobre las consecuencias prácticas de estas leyes que se sirven de un discurso de protección a la infancia cuando en realidad vulneran sus derechos y ponen en riesgo su salud. También han solicitado a la Alianza CBM sus análisis de los protocolos educativos y han animado a la plataforma feminista a enviar propuestas de enmienda a la Ley Orgánica de modificación de la LOE, de forma que sirvan para aclarar y corregir la confusión legal entre sexo y género.
La Alianza, por su parte, ha solicitado que, desde el respeto a las competencias de las CCAA, sea el Ministerio el que lidere el discurso público y político en temas tan esenciales que ponen en cuestión la función del sistema educativo, la protección a la infancia y las políticas coeducativas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.