Tres millones de euros, esa es la cifra de la operación que dejará a Izquierda Unida sin su sede central en Madrid, edificio que había sido propiedad del Partido Comunista de España (PCE) hasta que, en tiempos de Julio Anguita, este se cedió a la coalición de izquierdas. Según diversas fuentes, el edificio pasará a ser la nueva sede diplomática del estado de Ghana, que ya ha anunciado el traslado de sus oficinas a un nuevo emplazamiento en su web.

La venta resulta una muerte anunciada tras años de deudas que aumentaron con el fracaso electoral de las primeras elecciones de 2015 en las que IU no pudo recuperar el dinero invertido en la campaña al no haber podido conformar grupo parlamentario propio con dos diputados -a pesar de que obtuvo casi un millón de votos y tenía tres diputados más integrados en las confluencias de En Marea y En Comú Podem.-

Así, y aunque la deuda se redujo considerablemente durante el mandato de Cayo Lara, las elecciones de 2015 condenaron a una organización que desde ese momento ha intentado librarse de una propiedad cuyos terrenos fueron cedidos por el ayuntamiento por 75 años. La sede, que tiene un valor de ocho millones de euros y está ubicada en el distrito madrileño de Hortaleza, ha sido vendida finalmente por tres millones que no acabarán con los problemas económicos que atraviesa el partido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.