Alarma de clases

0

Si algo que creo que vamos a aprender o que ya estamos aprendiendo de ésta situación de crisis, es que como se está diciendo, afecta a todas y todos por igual (con lo que no estoy de acuerdo porque no todos disponen de los mismos recursos para pasar la cuarentena, pero bueno).

Lo que sí que os digo es que de esta, sólo nos salva la conciencia de clase.

Esa conciencia de clase que podría haber evitado que no se desmantelara la sanidad pública con recortes, tanto de personal sanitario, como de material clínico, como de transporte.

Porque sí, probablemente no se podría haber evitado, como ha pasado en China pero cuando hay recursos suficientes para paliar ésta situación se salvan vidas y se resuelven los problemas antes. Como ha pasado en China también.

Y aún así no aprendemos en muchos casos porque, aunque ésta crisis está demostrando que el modelo psicópata del quítate tú para ponerme yo o del que quiera sanidad que se la pague, deja atrás a las personas, deja atrás mucho drama, mucha impotencia y mucho sufrimiento y solo funciona para los intereses de unos pocos.

Porque el haber estado mercadeando con la vida de las personas durante tanto tiempo como han estado haciendo, únicamente acaba en sufrimiento para todas y todos, acaba en dolor para el pueblo.

Como siempre. 

Como cuando el gobierno dice que saca medidas excepcionales con un puñado de millones para no dejar a nadie atrás… ¿Y antes? ¿Entonces qué? Antes cuando se desahuciaba a una familia… ¿no era una medida excepcional?

Antes, cuando un trabajador o una trabajadora se quedaba en paro o ha estado trabajando sin poder llegar a fin de mes…

¿No se estaba dejando atrás a nadie?

Y antes, del mismo modo, cuando salía la Marea Blanca a manifestarse a la calle por los recortes en la sanidad pública, o las trabajadoras de atención domiciliaria o las de las residencias geriátricas que han luchado contra la falta de medios por las privatizaciones para cuidar a nuestros mayores.

¿Eso no eran medidas excepcionales tampoco para soltar los millones en mejorar la sanidad pública?

Y repito, esta situación no es producto de todas estas aberraciones de los psicópatas neoliberales, (en principio a saber lo que no sabemos) pero sí la falta de soluciones y de recursos para paliar las consecuencias. Que al final es lo importante.

Así que cuando salgáis al balcón a aplaudir a la gente que se deja la piel como puede para salvar vidas, acordaros de cuando salían a la calle a reclamar nuestros derechos y acababan recibiendo palos.

Acordaros también de como el dueño de Glovo anima a que se hagan pedidos para que la gente no salga de casa mientras expone a los trabajadores a que se jueguen la vida después de miles de juicios para no pagarles sueldos dignos.

O por ejemplo, y por lo que me toca acordaros de que cuando se dio la posibilidad de trasladar personal sanitario en transporte público dada la falta de medios de la administración, como los primeros en salir en la foto fueron Uber y Cabify, cuando han tenido que retirarse y dejar la carga de trabajo al taxi, que lleva ya una semana, que lleva desde el principio con esa labor empezando casi sin medios y como han podido para poder realizar los servicios.

Acordaros de ellas y ellos, pero también los cajeros y de las cajeras, de las limpiadoras y limpiadores, de los teleoperadores y teleoperadoras que no les permiten teletrabajar, de los transportistas, de los conductores de la EMT, de los de metro.

De los vecinos y vecinas que están pendientes de que la persona mayor que vive sola esté bien durante esta cuarentena y tenga lo que necesite o de las personas que dedican su tiempo a elaborar mascarillas desde sus casas, para que podamos seguir con más seguridad.

Y por último, recordad sobre todo al Borbón, de los millones de la sangrienta dictadura saudí y de las cuentas en Suiza. Y de los bancos y el dinero del rescate.

Es una situación de incertidumbre, algo que nunca hemos vivido y que como ya he comentado en muchas ocasiones, en mi opinión la sensación de improvisación mezclada con lo intereses de los de siempre van a ser piedras en el camino. Pero del mismo modo, saldremos adelante.

Y será duro, y de hecho lo está siendo, lo está siendo mucho. Tantos afectados, tanto dolor y tantas familias que aparte de haber perdido a sus seres queridos, no pueden enterarlos.

No paro de pensarlo porque nos puede pasar a cualquiera y porque es una situación tan dramática. Desde aquí, todo mi apoyo y mi cariño para los que lo estáis sufriendo.

Ánimo.

Espero que salgamos reforzados como pueblo porque sólo nos salvará lo público, lo de todas y todos. Lo común, la empatía y la solidaridad.

Mucha fuerza para todas y todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here